sábado, 26 de diciembre de 2015

Dale a "me gusta".

Hace ya un tiempo que muchas webs y blogs que sigo han quedado congelados en el tiempo, sus creadores no los actualizan o lo hacen de muy tarde en tarde. No hablo del mío, porque lo mío es pura pereza. Simultáneamente la actividad de esos autores crece en Instagram y Facebook. ¿Qué provoca el declive del formato blog y el aumento del formato red social en el mundo fotográfico?  Aunque me duela decirlo, mi conclusión y la de muchos otros es la misma: el ego. La adicción que produce el recibir un "me gusta" tras otro. El blog es un lugar más propio, más íntimo, sólo visitado por aquellos que realmente tienen algún interés en tus fotos o textos, puedes diseñarlo a tu gusto, exponer las fotos con la calidad y el formato que desees, es tu pequeño rincón virtual. En las redes sociales el espacio y la estética te son dados, la calidad de las fotos es pobre, el bombardeo de imágenes y actividad es constante, y por tanto la atención que se le dedica a cada fotografía es mínima. 
Con esas características los blogs y webs deberían imponerse en el mundillo fotográfico, y aunque al principio fue así, hoy día ya no lo es. La exposición a un mayor número de usuarios y el feedback hacen ganadoras a las redes sociales, pero todo eso palidece ante el elogio fácil, y ¿qué es más fácil y rápido que un botón con un corazoncito? Por desgracia no es más que otra forma de sentirse importante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario